LAS PRINCIPALES RAMAS DEL BUDISMO

Durante siglos, surgieron dos ramas principales del budismo: una transmisión que viajó a Asia Sur-Oriental y una transmisión que se desarrolló en Asia oriental. Posteriormente, de la tradición del norte también surgió un brote. Las tres ramas comenzaron en la India y fueron desarrollándose mientras se movían a través de Asia.

Budismo Theravada
Se cree que Theravada es la forma más antigua del budismo. El término en sí se comenzó a utilizar después, pero la tradición Theravada defiende la ruta monástica y se adhiere a las enseñanzas del Buda más antiguas registradas, llamadas en conjunto el Canon Pali. Estos textos originales fueron escritos en lengua pali por monjes en Sri Lanka en el siglo I E.C. Previo a esta codificación, las enseñanzas fueron transmitidas oralmente y surgió el interés en que los textos originales debían ser preservados a la luz de la creciente heterodoxia que se estaba desarrollando en la India.
Theravada reconoce la primacía y la humanidad del Buda histórico. El Buda fue una figura ejemplar. La iluminación es una tarea ardua, disponible solo para monjes que explícitamente siguen el sendero del mismo Shakyamuni. Theravada es, hoy en día, la forma de budismo dominante en Sri Lanka, así como en Birmania, Tailandia, Laos y Camboya. El tema del arte budista de estas tradiciones se enfoca en eventos de la vida del Buda.

Budismo Mahayana
Mahayana es un movimiento filosófico que proclamó la posibilidad de salvación universal, ofreciendo ayuda a los practicantes en la forma de seres compasivos llamados bodhisattvas. La meta era abrir la posibilidad de buedeidad (convertirse en Buda) a todos los seres sintientes. El Buda dejó de ser simplemente una figura histórica y pasó a ser interpretado como una figura trascendente a la cual todos podrían aspirar a convertirse.

Nuevos sutras (textos) fueron añadidos al canon budista, causando desavenencias entre varias sectas. Los reformistas se llamaban a sí mismos el “mayor vehículo” (Mahayana) y etiquetaban a los tradicionalistas como el “menor vehículo” (Theravada). El bodhisattva se desarrolló como un ser iluminado que pospone su propia salvación parar ayudar a otros. 

Inicialmente entendidos como compañeros del Buda, los bodhisattvas son seres espirituales quienes, compasivamente, hacen votos para alcanzar la budeidad, pero que han pospuesto esta aspiración para liberar del sufrimiento a todas  las criaturas del universo. Los bodhisattvas más populares que aparecen en la escultura y la pintura incluyen a Avalokiteshvara (bodhisattva de la indulgencia y la compasión), Maitreya (el futuro Buda) y Manjushri (bodhisattva de la sabiduría).

Mahayana también se extendió por el sudeste asiático, sin embargo, su mayor impacto se sintió en el este asiático en las naciones de China, Corea y Japón. Mientras Mahayana evolucionaba, continuaba expandiendo un vasto panteón de budas, bodhisattvas y otros seres divinos y semidivinos, tomando y asimilando tradiciones regionales y locales.

Budismo tántrico: una evolución posterior del budismo Mahayana
El budismo tántrico o esotérico, algunas veces llamado Vajrayana (el Vehículo del Trueno), se desarrolló alrededor del 500–600 E.C. en la India. Los orígenes del budismo tántrico, rama del budismo Mahayana, pueden rastrearse hasta antiguas prácticas hindúes y védicas, incluyendo textos de rituales esotéricos diseñados para lograr progresos físicos, mentales y espirituales. El budismo tántrico algunas veces es descrito como una ruta corta hacia la iluminación. 

Debido a que algunas prácticas profanaban el budismo y el hinduismo prevalecientes, comprometidas en actos de otra forma considerados tabú, sus practicantes eran discretos. Los iniciados trabajaban estrechamente con un guía espiritual o guru.

El budismo Vajrayana está estrechamente identificado con el budismo tibetano, sin embargo, también influyó partes del sudeste y el este de Asia. El budismo prosperó en la India durante más de un milenio, alcanzando la culminación de su expansión en el periodo Pala, en la India oriental. Para el 1100 E.C., el budismo había declinado, principalmente como resultado de las invasiones musulmanas.

Antes de este tiempo, sin embargo, la doctrina budista había sido llevada a Sri Lanka, donde se convirtió en otro punto de referencia para la expansión del budismo al sudeste de Asia. Viajeros y misioneros llevaron el mensaje del budismo por mar y tierra a través de Asia Central hasta China hacia el primer siglo E.C. El budismo floreció en China entre el 300 y 900 E.C. y proveyó un punto de referencia para el budismo mientras se desarrollaba en Corea y Japón. Las traducciones chinas de textos indios contribuyeron al desarrollo de la imprenta.

El budismo tiene todavía mucha fuerza en Bután, Camboya, Japón, Corea, Laos, Birmania, Nepal, Sri Lanka, Tailandia, Tibet y Vietnam. En el transcurso de su historia y su transmisión, el budismo ha sido muy adaptable a las creencias y costumbres locales, y la combinación de estas formas locales con las creencias y símbolos importados es una característica del arte budista a través de Asia.