Mahatma Gandhi

Mahatma Gandhi (1869-1948) fue el líder del movimiento de independencia de la India gobernada por los británicos. Condujo a la India a la independencia e inspiró movimientos por los derechos civiles y la libertad en todo el mundo.

Fue un 30 de enero de 1948, cuando Mahatma Gandhi moría asesinado. Él era un abogado, pensador y político hinduista indio. Aunque fue el artífice de la independencia de la India en 1947, no se le recuerda tanto por ello, sino por su activismo pacífico fundado en la no violencia y en la fuerza de las convicciones, que significó una profunda renovación ética y espiritual del ser humano.

Había nacido en Porbanda, un remoto lugar de la India, donde la política era sinónimo de corrupción. En este ambiente, Gandhi, introdujo la ética en la política y su ejemplo como forma de vida. Vivió en la pobreza, rechazó el poder político y no concedió prebendas ni a amigos ni familiares. Desde 1918 estuvo al frente del movimiento nacionalista indio. Instauró un método de lucha social comprometido y novedoso: la huelga de hambre. Rechazaba la lucha armada y practicaba la no violencia, como instrumentos para luchar contra el dominio británico.

Mahatma es un título hindú religioso, que en lengua sánscrita significa “Alma grande” y que le fue otorgado al líder indio Mohandas Karamchand Gandhi, mejor conocido con el nombre de Mahatma Gandhi.

El 30 de enero de 1948, Gandhi fue asesinado a los 78 años de edad, en Birla Bhavan, Nueva Delhim, por Nathuram Godse, integrante de un grupo extremista hindú que no apoyaba la partición territorial por la que Gandhi aprobaba.

Antes de morir, Gandhi exclamó: “Hey, Rama”, nombre de uno de los dioses de la religión hinduista.

Estas últimas palabras de Gandhi, escritas en un monumento levantado en su honor en Nueva Delhi, son interpretadas como la espiritualidad y constante búsqueda de la paz predicada por este líder. En honor a su nacimiento, cada 2 de octubre es celebrado el Día Internacional de la No-Violencia.

Una de las citas que más se recuerda entre las muchas que tiene Gandhi es:

«Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino». Aconsejaba el hombre de corazón noble.

Otras famosas frases de Gandhi sobre la vida, paz, amor, felicidad, amistad y mucho más.

  • Donde hay amor hay vida.
  • Vive como si fueras a morir mañana, aprende como si fueras a vivir para siempre.
  • Un cuerpo pequeño de espíritu determinado encendido por una inquebrantable fe en su misión, puede alterar el curso de la historia.
  • El débil nunca puede olvidar. Olvidar es un atributo del fuerte.
  • Jesús es ideal y maravilloso, pero vosotros cristianos no sois como él.
  • Primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego luchan contra tí, luego ganas.
  • La felicidad es cuando lo que piensas, dices y haces están en armonía.
  • Debes ser el cambio que deseas ver en el mundo.
  • No debes perder fe en la humanidad. La humanidad es un océano; si algunas gotas son sucias, el océano no se vuelve sucio.
  • Ante el trono del todopoderoso, el hombre no será juzgado por sus actos sino por sus intenciones.
  • La oración no es pedir. Es un anhelo del alma. Es la admisión diaria de la debilidad propia. Es mejor en la oración tener un corazón sin palabras que palabras sin corazón.
  • Un hombre no es más que el producto de sus pensamientos. Lo que el piensa, el se convierte.
  • La grandeza de una nación puede ser juzgada por el modo en que tratan sus animales.
  • Nadie me puede hacer daño sin mi permiso.
  • La relación espiritual es más preciada que la física. La relación física sin la espiritual es un cuerpo sin alma.
  • El odio y la intolerancia son los enemigos del correcto entendimiento.
  • Incluso si eres uno en minoría, la verdad es la verdad.
  • Una onza de práctica vale más que una tonelada de predicación.
  • Si la paciencia tiene valor, debe durar hasta el fin de los tiempos. Y una vida de fe, prevalecerá en la mitad de una tormenta negra.
  • En una manera apacible, puedes sacudir el mundo.
  • La mejor manera de encontrarte a tí mismo es perderte en el servicio de los demás.
  • La fuerza no viene de una capacidad física. Viene de una voluntad indomable.
  • La verdad es por naturaleza evidente. Tan pronto como eliminas las telarañas de la ignorancia que la rodean, reluce claramente.
  • La salud es la riqueza real y no piezas de oro y plata.
  • Mi vida es mi mensaje.
  • La acción expresa prioridades.
  • Si no tuviera sentido del humor, hace tiempo que me hubiera suicidado.
  • La pobreza es la peor forma de violencia.
  • Supongo que el liderazgo significó una vez músculos pero hoy significa llevarse bien con la gente.
  • La intolerancia en si misma es una forma de violencia y un obstáculo al crecimiento del verdadero espíritu democrático.
  • Cada uno tiene que encontrar la paz interior. Y la paz para ser real no debe ser afectada por las circunstancias externas.
  • La esencia de todas las religiones es una, solo su enfoque es diferente.
  • Podéis encadenarme, podéis torturarme, podéis destruir este cuerpo, pero nunca encarcelarás mi mente.
  • El ornamento real de la mujer es su carácter, su pureza.
  • Los que saben como pensar no necesitan maestros.
  • El desacuerdo honesto es una buena señal de progreso.
  • Creer en algo y no vivírlo es deshonesto.
  • El buen hombre es amigo de todas las cosas vivientes.
  • La cultura de una nación reside en el corazón y alma de su gente.
  • Dios es, incluso si todo el mundo lo niega. La verdad prevalece, incluso si no hay apoyo público. Se sostiene por sí misma.
  • La satisfacción radica en el esfuerzo, no en el logro. El esfuerzo total es la victoria total.
  • La gloria se encuentra en el intento de llegar a la meta de uno y no en alcanzarla.
  • Casi todo lo que haces no tiene ninguna importancia, pero es importante que lo hagas.
  • El esfuerzo infinito por ser el mejor es el deben del hombre; es su propia recompensa. Todo lo demás esta en manos de Dios.
  • La verdad nunca daña una casa que es justa.
  • El amor propio no conoce consideraciones.
  • La imitación es la adulación más sincera.
  • La moral es la base de las cosas y la verdad es la substancia de la moral.
  • La no cooperación con el demonio es un deber tal como la cooperación con Dios.
  • Creo que un hombre es el soldado más fuerte por atreverse a morir sin armas.
  • La ley del sacrificio es uniforme a través del mundo. Ser efectivo demanda el sacrificio de los más valientes e impecables.
  • Todo el que quiera puede escuchar la voz interior. Esta dentro de todos.
  • El descontento sano es el preludio del progreso.
  • Ganamos justicia más rápidamente rindiendo justicia a la otra parte.
  • El miedo tiene su uso pero la cobardía no tiene ninguno.
  • Ojo por ojo solo puede terminar dejando a todo el mundo ciego.
  • Cuando admiro las maravillas de un atardecer o la belleza de la luna, mi alma se expande en adoración al creador.
  • Hay dos tipos de poderes, uno es obtenido por el miedo al castigo, y el otro por actos de amor. El poder basado en amor es más efectivo y permanente que el miedo al castigo.
  • La oración es la llave de la mañana y el tornillo de la tarde.
  • Hay suficiencia en el mundo para las necesidades del hombre, pero no para su codicia.
  • La justicia que da el amor es redención, la justicia que da la ley es castigo.
  • La no-violencia requiere de doble fe, fe en dios y fe en el hombre.
  • La ira es el enemigo de la no violencia, y el orgullo es un monstruo que la absorbe.
  • El propósito de la vida es vivir correctamente, pensar correctamente, y actuar correctamente. El alma debe languidecer cuando damos todos nuestros pensamientos al cuerpo.
  • Es la calidad de nuestro trabajo la que satisfará a Dios, y no la cantidad.
  • Un desacuerdo honesto es frecuentemente una buena señal de progreso.